viernes, 26 de abril de 2013

Leer a nuestros hijos

Esta semana,  entre flores y libros de Sant Jordi, y semanas del libro madrileña, hablemos de lectura. 

Ya dijo Einstein, "si quiere que sus hijos sean inteligentes leales cuentos". Puede que sí, o puede que no, pero lo que si es seguro es que serán felices, porque la lectura te proporciona horas de fantasía, de diversión, intriga, felicidad, magia e incluso, porque no, terror.


Definitivamente, quien lee muchos libros tiene muchas vidas y a los que andamos un poco escasos de religiosidad siempre nos viene bien vivir mucho en esta vida ante la duda de que pueda existir otra.


En La Cometa, por supuesto, tenemos nuestro pequeña biblioteca, nuestro rincón de lectura, donde acompañantes y/o padres hacen nuestro particular cuentacuentos a estos pequeños prelectores con tanta curiosidad y ganas de saber.



¿Y porque es (tan) beneficioso leer a nuestros hijos? 

Los niños aprenden como leer y se les despierta ese gusanillo lector, cuando les leemos y cuando nos ven leer. Por una parte, aprenden con nuestro ejemplo, pues con esta edad la imitación es algo esencial, por lo que si leemos, querrán imitarnos.  Además, al leerles una y otra vez la misma historia, su favorita, llega un día en que la han memorizado y, orgullosos, deciden "leernosla" ellos, lo que les
despierta aun más las ganas de querer leer de verdad. También aprenden, por si mismos, que se lee de derecha a izquierda, que las letras forman palabras y frases, porque además de escuchar la historia, también escuchan como entonamos y como pausamos, y a la vez nos observan. 
Aunque parezca complicado, todo esto va quedando en su memoria y un día, cuando lo necesiten, se darán cuenta y sobretodo nosotros, de que ya sabrán muchas de estas cosas. 

"Learning to read" por Lisa Konkol
El escuchar historias les hace ir aprendiendo a enlazar historias y a entender conceptos como fantasía vs. realidad, solventar problemas, dinámicas causa-efecto... Así como otro tipo de sentimientos que ellos puedan experimentar y no terminar de entender hasta que no lo ven reflejado en una historia.

La lectura continuada a tus hijos no cabe duda de que es una forma fantástica de estimularles de cara a evitar un posible fracaso escolar y les ayuda a ampliar su vocabulario, pues con cada historia, crece el numero de palabras que aprenden, donde usarlas y muchas veces, solo por nuestros gesto y por la historia, ellos mismo ven el significado. Que maravillosa mente la de un niño. 



Pero es que, por si todo esto fuera poco, leer a los niños supone pasar tiempo con ellos, compartir un momento relajado e íntimo disfrutando de una historia y haciendo volar la imaginación de ambos. Es una forma más de demostrarles nuestro amor y lo importantes que son para nosotros, regalandonos momentos que permanecerán en nuestra memoria para siempre. 
La lectura siempre nos ayuda a separar un momento de actividad de otro que será más relajado, pudiendo servirnos de preludio para la siesta, donde Amanda pide "solo dos cuentos mama", o como en La Cometa, nos puede anunciar que es el momento de decir adiós, aunque muy bien sabe Samuel, con el interés prelector en pleno auge, que siempre es buen momento para pedir un cuento. 

Aprovechad la semana del libro para todos esos eventos interesantes que propone vuestra ciudad con objeto de acercar la lectura a los niños, porque a mí me pasa como a Jose Luis Borges, no puedo imaginar un mundo sin libros.







*Parte de esta información ha sido extraída del artículo 5 benefits of Reading to Your Kids, del blog memetales