jueves, 20 de junio de 2013

Excursión al Parque de Bomberos...yupiiiii





Uno de los muchos muchísimos-infinitos beneficios de que tus hijos vayan a una Escuela libre como La Cometa es que te puedes apuntar a las excursiones así como quien no quiere la cosa y claro, cuando nos dijeron de ir al Parque de Bomberos allí que fuimos todos. ¡Hasta se apuntaron niños que suelen venir a visitarnos a veces! Como no hacerlo....


Los peques iban nerviosillos y emocionados, más que por los bomberos, para que mentir, por los camiones, sirenas, gruas y claro, por el casco.





La visita empezó dando una vuelta por el recinto exterior, donde vimos y reconocimos cantidad de árboles frutales y un pequeño huertecillo, terminando en la pista de frontón dado que el Parque es bastante grande y, según nos explicaron, tiene recintos deportivos para que, las horas que pasan allí sin avisos, puedan mantenerse en forma.
De ahí llegamos a uno de los sitios más esperados, el parking de camiones; fue sensacional estar presente para ver las caritas que se les quedaban al ver aquellos enormes camiones, al probarse el casco (que pesa horrores, no me extraña que tengan que mantenerse en forma) y al montarse en la grúa...porque tuvimos, al ser tan poquitos (algo bueno tiene esto de arrancar tan pocos), ese enorme privilegio. Yo, que con la edad he agudizado mi fobia a las alturas, no me monté, pero Amanda hasta saludaba desde arriba jajajaja y luego le contaba a todo el que quisiera escucharla (y al que no, le da igual jajajaja) , con una sonrisa de oreja a oreja, que había montado en una camión de bomberos ¡que volaba!


Luego pasamos al camión "no volador"; se montaron, tocaron la sirena y fingieron conducir como verdaderos profesionales (la mía practica mucho en nuestro coche claro ;) ) ...y los papis abajo, tan emocionados como ellos. Bueno no todos, ¿verdad Ernesto y Alba?
Piedy creo que se quedó como yo, con las ganas de montarse jajaja






Cuando conseguimos bajarlos del camión, a los "fundadores" digo, no a los niños, empezamos la visita interior; zona de estar, cuarto de emisoras y el famoso "palo" por donde se tiraban, porque ya no lo hacen, aunque nos hicieron una demostración de como se usa.



Y la última parada, el gimnasio, el segundo lugar donde más disfrutaron; colchonetas gigantes, la famosa cuerda con campana arriba, espalderas, aparatos, canastas de baloncesto y hasta una pared de escalada. ¡No sabían por donde empezar!



Fue una mañana fantástica, disfrutamos todos muchísimo y tuvimos el privilegio, porque no puede llamarse de otra forma, de compartir con nuestros hijos esta salida tan especial y tan llena de emociones, ver sus caras y sus sonrisas.


Muchas gracias a los que hicisteis posible esta visita tan sensacional.



¿Quieres ir con tu hijo a la próxima? Ven a La Cometa

besosybrazos.edu@gmail.com

Alba 654489041

Ernesto 619320684





sábado, 11 de mayo de 2013

Jugar al aire libre

Cuando estuve en Alemania me llamaba poderosamente la atención el hecho de ver casi a diario, en pleno mes de febrero, a pesar de estar rozando los cero grados, como las cuidadoras  de un kindergarten cercano hacían el recorrido de unos 300 metros con su enorme carrito cargado de niños hasta el parque más cercano.


Dos cuidadoras, unos 8 -10 niños como mucho de entre 12 y 24 meses, quizá algo más, perfectamente abrigados de pies a cabeza,  felices, jugando con la tierra o con los columpios mientras yo luchaba por no congelarme. No podía dejar de mirarlos porque era sorprendente.
Pasado el tiempo se convirtió en una imagen habitual en casi toda la ciudad; la tagesmutter (madre de día) con la que se quedaba mi hija sacaba a los niños, a los 5, en un carrito similar a comprar al mercadillo, a la farmacia, al parque e incluso al zoo. Y los días de sol el parque se convertía en una fiesta donde los padres hasta compraban pizza para cenar al aire libre, sin esa preocupación que a veces vemos en los padres con no saltarse las rutinas diarias.

Esto sin duda contrasta con España y nuestros parques desiertos desde noviembre a marzo, donde nos olvidamos de que los niños necesitan salir al aire libre, de que el frío no enferma y de que existen los abrigos y monos que sirven para esto.
Claro, si los padres no sacamos a nuestros hijos, ¿que decir de guarderías  escuelas infantiles?
Cuando yo era adolescente si recuerdo ver filas de niños pequeños caminando a parques, pero esa imagen prácticamente se ha perdido a pesar de que muchas de estas escuelas no tienen ni siquiera patio interior donde los niños puedan salir...Incluso en algunos sitios los niños no salen de la misma sala en las 6 u 8 horas que están allí, donde comen, juegan y duermen. No puede extrañarnos que enfermen tantísimo en este tipo de sitios donde casi ni se ventila la habitación.  Sí, a mi me viene a la cabeza el mismo emoticono de whassap!
¿Os imagináis esto, día tras día? Es como preparar a nuestros hijos para la edición 465 de Gran Hermano.
¿Nunca habéis oído que ciertos niños salen de algunas de estas escuelas como si hubieran bebido cafeína todo el día? Eso significa que no han tenido ni la actividad ni la estimulación que su mente, cuerpo y edad necesitan, por eso hay que elegir muy bien donde dejamos a nuestros hijos y que van a ofrecerles.

Pero si miramos las Escuelas alternativas, éstas son diferentes; casi cualquiera que os venga a la mente dispone de un patio o jardín siempre abierto al uso como algo imprescindible y necesario dentro de la escuela. Se organizan o improvisan salidas al aire libre y se fomenta el uso del espacio exterior como se hace con el interior, porque no hay nada que un buen abrigo, unas botas o un chubasquero no puedan parar y mucho menos en nuestro clima.
¿Recordáis lo maravilloso que era cuando gotitas minúsculas de lluvia nos besaban la cara y no nos preocupaba estropearnos el peinado o que se nos mojara el abrigo? ¿Y cuando nos moríamos de risa porque el viento no nos dejaba avanzar y luchábamos con todas nuestras fuerzas por llegar los primeros? ¿O cuando los remolinos de aire movían todas las hojas secas del suelo como si fuera un tornado?

Nuestros hijos deberían tener la oportunidad de vivir todas estas sensaciones que solo pueden experimentarse fuera y de las que cada vez se encuentran más privados por nuestra prisa, falta de tiempo y pereza o cansancio.

En La Cometa, por supuesto, tenemos un espacio exterior ciertamente envidiable, con árboles que sombrean y varias alturas de juego, y donde la puerta permanece "entornada" para que sean los niños los que decidan cuando les apetece salir.







Cada día nos sorprenden con cosas nuevas, porque tienen la facultad de buscar diversión y aventura en todas partes, como trepando por los árboles, pisando hojas secas, buscando hormigas o saltando charcos, clásicos que no conocen de modas.




Y cuando el cuerpo nos pide castillos de arena y columpios y toboganes, nos armamos con cubo y pala, y salimos a disfrutar de las zonas de juego que tenemos a escasos metros. 

Pero una de las mejores cosas de La Cometa, algo que sin duda debe valorarse como un ventaja, es su ubicación, porque encontrarse a 5 minutos andando (10 minutos de piernas cortas jijiji) de un Parque Regional lleno de pinos, jaras y tomillos, donde casi seguro veremos conejos y perdices cruzando por nuestro camino, donde disfrutaremos de toda clase de insectos, desde hormigas a mariposas, mariquitas, abejas, escarabajos o zapateros, y donde con suerte, otearemos alguna ardilla, zorro o largartija, desde luego es ser muy afortunados.

Y es que el mejor patio de recreo es el propio mundo, ¿porque no lo aprovechamos?



viernes, 26 de abril de 2013

Leer a nuestros hijos

Esta semana,  entre flores y libros de Sant Jordi, y semanas del libro madrileña, hablemos de lectura. 

Ya dijo Einstein, "si quiere que sus hijos sean inteligentes leales cuentos". Puede que sí, o puede que no, pero lo que si es seguro es que serán felices, porque la lectura te proporciona horas de fantasía, de diversión, intriga, felicidad, magia e incluso, porque no, terror.


Definitivamente, quien lee muchos libros tiene muchas vidas y a los que andamos un poco escasos de religiosidad siempre nos viene bien vivir mucho en esta vida ante la duda de que pueda existir otra.


En La Cometa, por supuesto, tenemos nuestro pequeña biblioteca, nuestro rincón de lectura, donde acompañantes y/o padres hacen nuestro particular cuentacuentos a estos pequeños prelectores con tanta curiosidad y ganas de saber.



¿Y porque es (tan) beneficioso leer a nuestros hijos? 

Los niños aprenden como leer y se les despierta ese gusanillo lector, cuando les leemos y cuando nos ven leer. Por una parte, aprenden con nuestro ejemplo, pues con esta edad la imitación es algo esencial, por lo que si leemos, querrán imitarnos.  Además, al leerles una y otra vez la misma historia, su favorita, llega un día en que la han memorizado y, orgullosos, deciden "leernosla" ellos, lo que les
despierta aun más las ganas de querer leer de verdad. También aprenden, por si mismos, que se lee de derecha a izquierda, que las letras forman palabras y frases, porque además de escuchar la historia, también escuchan como entonamos y como pausamos, y a la vez nos observan. 
Aunque parezca complicado, todo esto va quedando en su memoria y un día, cuando lo necesiten, se darán cuenta y sobretodo nosotros, de que ya sabrán muchas de estas cosas. 

"Learning to read" por Lisa Konkol
El escuchar historias les hace ir aprendiendo a enlazar historias y a entender conceptos como fantasía vs. realidad, solventar problemas, dinámicas causa-efecto... Así como otro tipo de sentimientos que ellos puedan experimentar y no terminar de entender hasta que no lo ven reflejado en una historia.

La lectura continuada a tus hijos no cabe duda de que es una forma fantástica de estimularles de cara a evitar un posible fracaso escolar y les ayuda a ampliar su vocabulario, pues con cada historia, crece el numero de palabras que aprenden, donde usarlas y muchas veces, solo por nuestros gesto y por la historia, ellos mismo ven el significado. Que maravillosa mente la de un niño. 



Pero es que, por si todo esto fuera poco, leer a los niños supone pasar tiempo con ellos, compartir un momento relajado e íntimo disfrutando de una historia y haciendo volar la imaginación de ambos. Es una forma más de demostrarles nuestro amor y lo importantes que son para nosotros, regalandonos momentos que permanecerán en nuestra memoria para siempre. 
La lectura siempre nos ayuda a separar un momento de actividad de otro que será más relajado, pudiendo servirnos de preludio para la siesta, donde Amanda pide "solo dos cuentos mama", o como en La Cometa, nos puede anunciar que es el momento de decir adiós, aunque muy bien sabe Samuel, con el interés prelector en pleno auge, que siempre es buen momento para pedir un cuento. 

Aprovechad la semana del libro para todos esos eventos interesantes que propone vuestra ciudad con objeto de acercar la lectura a los niños, porque a mí me pasa como a Jose Luis Borges, no puedo imaginar un mundo sin libros.







*Parte de esta información ha sido extraída del artículo 5 benefits of Reading to Your Kids, del blog memetales







jueves, 21 de marzo de 2013

Fiesta de la primavera en La Cometa

Por fin parece que llega el buen tiempo, dias soleados para disfrutar jugando fuera, salir de excursión y explorar sin tanta ropa :)

Para ver cómo es eso de la "primavera" ayer preparamos unos semilleros con los niños, plantamos sandias, tomates, puerros, guisantes, tajetes...un poco de todo. Veremos a ver qué sale...



Y ya que estábamos alli, nos divertimos un rato con los peques, cantando y bailando.


Estuvimos barriendo y recogiendo lo que quedó tras hacer el semillero y finalmente, nos sentamos un ratito a disfrutar de un cuento :)


¡Bienvenida Primavera! 

viernes, 1 de marzo de 2013

Te gustan las mates?

No se si eres de ciencias o de letras, pero el caso es que mirando atrás, parece que las mates fueron los dragones malvados de más de un@ en nuestra época de colegiales.
Revisando por qué las sentimos tan dificiles, tan lejanas, tan extrañas, nos hemos dado cuenta de que podrian haber sido explicadas de otra manera...no os habeis encontrado alguna vez con esta pregunta rondando en la cabeza, al descifrar alguna fórmula?


...Ay, si me lo hubieran explicado así....
...pero...esto era?...
mmm...si lo pones de esta otra forma sale sólo...

Pues justamente eso es lo que nos va a contar Malena en su curso de APRENDIENDO MATEMÁTICAS, otra forma innovadora de tratar con números!
Porque no queremos que caigan de nuevo en la misma piedra nuestros hij@s.



Empezamos con el primer módulo, matemáticas de 3 a 6 años.
Os apuntais?

LUGAR: Madrid capital (por determinar)
FECHA: Domingo 7 de Abril
HORARIO: 10:00 a 14:30 y de 16:00 a 18:30
INVERSIÓN: 70€

Para reservar plaza debeis hacer un ingreso al número de cuenta: 2100 5685 86 0200045897 y enviarnos un mail a besosybrazos@gmail.com con el asunto "Matematicas", vuestros datos y el resguardo del ingreso.

jueves, 28 de febrero de 2013

Abrimos las puertas de nuestra casa


Y es que La Cometa está en una acogedora casita adosada, del pueblo de Navalcanero, Madrid. Por eso los niños y niñas que vienen al espacio se sienten muy a gusto.

En nuestra casa tenemos ya algunos habitantes, como una higuera y un pequeño olivo:




Cuidamos nuestra casita con mucho esmero y la decoramos con plantas naturales, ramitas de romero y flores que recogemos cuando venimos a jugar cada mañana:




Nos encanta SER nosotros mismos, pero también ser otras personas, animales...


Pero lo que más nos gusta es REIR hasta caernos de culo!